Yoga Terapéutica: Reprogramar la mente condicionada

Observar y liberar las ataduras de la mente condicionada a través de la Terapia de Yoga y la Meditación.

¨Dame niño hasta los siete años y te mostraré el hombre¨ (Igna- cio de Loyola)

El objetivo y el propósito del arte y la ciencia del Yoga y la Terapia de Yoga es ayudar a cada individuo a experimentar por sí mismo su propio ser ilimitado. La base misma de experimentar la felicidad existe ante todo en la aceptación voluntaria de la responsabilidad de la libertad personal. No obstante, la aceptación y utilización de esta libertad a menudo está limitada por nuestro condicionamiento sociocultural.

Se plantea la hipótesis de que hasta los siete años actuamos como esponjas al mundo que nos Yoga Terapéutica: Reprogramar la mente condicionada - Karmuka Yogarodea. Absorbemos toda la información que llega con poco o ningún filtro y almacenamos lo que está registrado en nuestro subconsciente e inconsciente un lugar más allá del pensamiento y el lenguaje consciente. Este procesamiento sin filtrar permite que el niño aprenda y se adapte rápidamente a su entorno físico y social. Es a través de este condicionamiento social que un niño aprende las claves sociales necesarias, altamente complicadas y sutiles que le permiten ser aceptado dentro de su tribu y sobrevivir. Como se ilustra anteriormente esta programación de la niñez es profunda e influye en gran medida en nuestra vida adulta.

La terapia del yoga y la psicología reconocen que la mayoría de las veces ni siquiera somos conscientes de que esta progra- mación infantil se ejecuta en segundo plano y influye en cada decisión y acción que tomamos. En el lado positivo, gracias a esta programación inconsciente podemos conectarnos con otros seres humanos con una velocidad intuitiva muy rápida porque nuestras interacciones no se ven lastradas por los pro- cesos lentos del pensamiento consciente que nos dice como cómo movernos, cambiar nuestro tono de voz o maniobra entre varios entornos sociales. Todas estas señales de interacciones sociales ocurren automáticamente. Sin embargo, estas mismas señales inconscientes que usamos para mejorar y facilitar nuestras interacciones diarias pueden ser manipuladas para trastornar nuestra soberanía individual y causar gran daño y destrucción.

Experimentos en la psique humana: ¿Somos libres?

El mundo de la psicología del comportamiento tiene muchos experimentos interesantes y preocupantes que demuestran cuán fácilmente nuestra libertad percibida puede ser secuestra- da por una señal inconsciente como: la autoridad, presión de grupo y la imagen de uno mismo. Estas señales inconscientes tienen un gran poder porque se aprovechan del miedo infantil, de la supervivencia y el abandono. Los siguientes experimen- tos demuestran cómo el miedo puede anular el pensamiento lógico y, sin conciencia, mover a un individuo a perpetuar conductas y decisiones inhumanas, crueles y objetivamente in-correctas.

La señal de autoridad:Los experimentos de Milgram

Poco después de comenzar los juicios del criminal de la Segunda Guerra Adolph Eichmann, Stanley Milgram diseñó un experimento para estudiar la defensa de Eichmann de que él dijo que solo estaba siguiendo órdenes. Más allá de los muros de la Universidad de Yale, él contrató un actor, le ordenó ponerse una bata de laboratorio blanca y fingiera que estaba realizando un experimento sobre el aprendizaje. Varios voluntarios vinieron a participar en el experimento con la promesa de $ 4.50 como compensación por solo aparecer. El hombre de la bata blanca de laboratorio les dijo a los participantes voluntarios que su tarea era dar un shock a otro participante al otro lado de una pared cada vez que respondía a una pregunta de forma incorrecta. Sin el conocimiento del participante voluntario que daba el shock, el participante que recibía el shock era un cómplice del experimento un confederante , es decir un “actor”(conocían el verdadero propósito del experimento, sabían qué respuestas dar y fingieron sus reacciones a los shocks administradas). Al principio parecía un trabajo inocente hasta que los voltios aumentaron poco a poco de 15 voltios a 375 voltios y el confederante comenzó a gritar de dolor y a protestar y suplicar al participante que se detuviera. Esto continuaría hasta que el participante voluntario terminó con una descarga de electricidad de 450 voltios y se encontró con silencio a sus preguntas, una indicación de la muerte del confederante.

Resultados: Todos los participantes preguntaron a la figura de autoridad (el hombre de la bata de laboratorio) si podían detenerse. Existe evidencia de que muchos intentaron desafiar las órdenes de varias formas creativas.

Sin embargo, menos del 40% se detuvo antes de que las des- cargas se volvieran fatales y una meta-análisis del mismo experimento realizado en los EE. UU. y otros países mostró que la mayoría de los participantes (61-66%) continuaron las descargas hasta la muerte. En algunos experimentos llegó al 91%. Los participantes que se negaron a administrar los shocks finales no insistieron en que se terminara el experimento y solo fueron a verificar la salud de la aparente víctima después de solicitar permiso para salir. Puede ver videos del experimento aquí:

 

La señal de presión del grupo: Experimentos de conformidad de Asch

«Que los jóvenes inteligentes y bien intencionados estén dispuestos a llamar a los blancos negros es una causa de preocupación». Salomón Asch

Los experimentos de conformidad de Asch o el paradigma de Asch fueron una serie de estudios desarrollados en la década de 1950. Consistía en grupos de ocho estudiantes universita- rios

Yoga Terapéutica: Reprogramar la mente condicionada - Karmuka Yoga
Asch Conformity Lines

varones donde todos menos uno de los participantes eran actores (o confederantes) en el experimento.

Los actores o confederantes conocían el verdadero objetivo del experimento, pero conocieron el tema como otros participantes. Cada estudiante vio una tarjeta con una línea, seguida de otra con tres líneas etiquetadas como A, B y C. Una de estas líneas era la misma que la de la primera tarjeta, y las otras dos líneas eran claramente más largas o más cortas. Luego se pidió a cada participante que dijera en voz alta qué línea coincidía con la longitud de la primera tarjeta. El grupo estaba sentado de tal manera que el participante real siempre respondía en úl- timo lugar. Los sujetos completaron 18 ensayos.

Resultados: En el grupo de control, sin presión para conformarse con los actores confederantes, la tasa de error en los estímulos críticos fue menor al 1%. Sin embargo, cuando se colocó dentro del grupo de los confederantes que dieron la respuesta incorrecta, solo 25 por ciento de los participantes desafiaron consistentemente la opinión incorrecta de la mayoría. Lo que significa que, en general, el 75% de los participantes se dejó llevar por la opinión incorrecta del grupo a pesar de elegir la respuesta correcta por su cuenta.

La auto-imagen (señal del ego): Bias de autoservicio

Luego está el bias del autoservicio. Básicamente, el bias de autoservicio es un proceso cognitivo que distorsiona la realidad objetiva en un esfuerzo por mantener una percepción de uno mismo de una manera demasiado favorable. En la Terapia de Yoga, esto se definiría como proteger el ego, el falso yo. Estas tendencias cognitivas y perceptivas perpetúan las ilusiones y el error. En los experimentos, un ejemplo de esto sería alguien que sale de realizar un examen pensando que lo hizo realmente bien, solo para descubrir más tarde que no lo logró. El bias de autoservicio se cometió primero al pensar que lo hizo increíblemente bien cuando en realidad no era así. Este mismo error cognitivo sería cometido nuevamente por la misma persona cuando echa la culpa al examinador en lugar de reconocer que él mismo no tenía conocimientos suficientes y debería haber estudiado más.

Otro ejemplo sería leer las descripciones de los experimentos anteriores y pensar que tú mismo nunca darías un shock a alguien hasta el punto de causarle la muerte o serías víctima del Paradigma de Asch. Según las estadísticas destacadas anteriormente, lo más probable es que su autoevaluación sea incorrecta y la negación a reconocer esto sería un ejemplo del bias de autoservicio. Hay muchos experimentos que han probado y validado esta tendencia en el ámbito académico, relacional y laboral.

El Miedo vs. El Libre Albedrío

́Contemplo que podría tener el potencial de ser un nazi ́ – Jordan Peterson

Estos experimentos son absolutamente fundamentales para comprender con qué facilidad se manipula la mente humana. Demuestran la rapidez con la que la mente adulta lógica puede volver al entrenamiento subconsciente del niño y su necesidad de aceptación por parte de la autoridad, sus compañeros de la tribu y la propia imagen positiva de sí mismo para sobrevivir.
Milgram creó sus experimentos en un intento de comprender cómo fue que tanta gente siguió las atrocidades y las órdenes enviadas por Adolf Hitler y otros líderes nazis. Encontró su respuesta en el hábito humano innato que todos tenemos en algún lugar de nuestro inconsciente, de obedecer y someternos a las figuras de autoridad percibidas. También se observaron resultados similares en los experimentos de la prisión de Stanford .

Los experimentos de conformidad de Asch generalizaron los resultados de los experimentos de Milgram a la autoridad del grupo. Demostró que aunque la percepción del individuo era objetivamente correcta y la del grupo era incorrecta, la evaluación correcta del individuo se veía anulada por los dictados incorrectos del grupo.

Finalmente, los experimentos de bias de autoservicio demuestran que todos tenemos una imagen de nosotros mismos que pretendemos mantener en beneficio de nuestra propia autoestima: nuestro propio ego. A la mayoría de nosotros nos gustaría pensar que somos buenas personas que nunca tendríamos la capacidad de infligir el daño a nuestros semejantes.
Nos horrorizan los vídeos o lecturas sobre las tragedias histó- ricas de la China maoísta, la Alemania nazi, la Rusia de Stalin o los campos de exterminio del Khmer Rouge en Camboya … pero estadísticamente y objetivamente hablando, estaríamos equivocados. Como se observó en los experimentos anteriores, es mucho más probable que se sacrifique la libertad individual y la de los demás para cumplir con el impulso inconsciente de seguridad que se manifiesta a través de la obediencia a las figuras de autoridad y la opinión del grupo.

Saliendo del laboratorio y entrando el mundo real

“Entre estímulo y respuesta, hay un espacio. En ese espacio ra- dica nuestra libertad y poder para elegir nuestra respuesta. En nuestra respuesta radica nuestro crecimiento y libertad ” – Viktor Frankl.

Como se ilustró anteriormente, es una realidad probada que los seres humanos somos fácilmente manipulables y controlables por su condicionamiento pasado, la presión de los compañeros y las figuras de autoridad percibidas. Entonces, para vivir verdaderamente libres, debemos preguntarnos cómo hemos sido condicionados y qué podemos aprender de estos experimentos en el contexto actual de nuestro mundo y vida modernos.

Al comprender con la facilidad que nuestras mentes pueden ser secuestradas por impulsos Yoga Terapéutica: Reprogramar la mente condicionada - Karmuka Yogainconscientes, podemos comenzar a observar nuestros procesos de decisión y contemplar crítica- mente si las decisiones son nuestras o si son el resultado de una de las trampas cognitivas anteriores. Como se describe en las publicaciones de blogs anteriores de Cómo logramos Santosha: La psichologia y bienestar de Yoga y Hatha Yoga: La union hacía la liberación, la percepción de la libertad y la responsabilidad personal es fundamental para nuestra felicidad y bienestar. Desde la perspectiva de la filosofía del Yoga y la Terapia del Yoga, esto es porque ser libre es la esencia misma de nuestro ser. Cualquier cosa que limite esta libertad y nuestra capacidad de responder corre el riesgo de alejarnos de la esencia de nuestra felicidad y llevarnos a la miseria … ¿y de qué sirve vivir si la libertad y la felicidad se intercambian por la seguridad y la miseria?

Esto no significa que comencemos a hacer lo que queramos cuando queramos sin tener en cuenta las consecuencias que podría tener en nuestro mundo y en los demás seres humanos. Ahimsa (no violencia) es uno de los valores centrales de la filosofía del Yoga, así como de muchas otras prácticas filosóficas y religiosas. Por ejemplo, Jesucristo habló de dar otra mejilla no porque quisiera ver perjudicados a sus seguidores, sino que estaba enseñando que al negarse voluntariamente a arremeter con violencia cuando se presenta violencia, uno ejerce control sobre sus impulsos inconscientes y obtiene un mayor acceso al ser libre que existe más allá de la ira del yo condicionado. Él puso en duda la autoridad de los fariseos para ayudar a otros a ver que la autoridad auténtica se encuentra dentro del individual y no externamente en puestos burocráticos y obediencia grupal.

La solución: silencio y alineación

´Eres el único testigo de todo y siempre eres totalmente libre´ – Sri Sri Ravi Shankar

La terapia de yoga enseña que cuando entramos al silencio de la meditación tenemos la oportunidad de observar y desconectar nuestro Ser Verdadero, lo que algunos podrían llamar Espíritu o Alma, del yo condicionado. En este silencio creamos un espacio donde surge la observación de pensamientos y emociones sin necesidad de interpretarlos o actuar sobre ellos. Desde este espacio de silencioso sin juzgar tenemos una mayor capacidad para tomar decisiones basadas en principios correctos en lugar de la respuesta condicionada del miedo.

El miedo limita nuestra capacidad de discernimiento, mientras que la meditación nos ayuda a Yoga Terapéutica: Reprogramar la mente condicionada - Karmuka Yogaaclararlo. En la práctica de la meditación nos reconectamos con nuestra verdadera esencia de ser, que siempre es feliz y eternamente libre.

Entonces, mientras navegamos por el contexto actual de encierros, vergüenza social, cancelaciones, vacunas y otras medidas autoritarias, es pertinente tanto para el bienestar del individuo como para el de nuestros semejantes seres humanos preguntar, ¿dónde estamos alineando nuestra brújula como individuos en este contexto moderno de la historia de la humanidad?

¿Nuestras acciones y diálogos se alinean para fomentar una mayor libertad y responsabilidad individual? ¿O estamos cayendo en la trampa condicionada de la niñez para obedecer y seguir autoridades externas que va a limitar esa libertad? ¿Puede ser honesto en esa evaluación y revisa su bias autoservicio?

Alinearse con los valores del Ser Verdadero va mucho más allá de la política y la retórica filosófica. Cuando el miedo nos impide abrazar nuestra propia responsabilidad y libertad para elegir, y defender el derecho de los demás a hacer lo mismo, el fundamento de la libertad sobre la que se construyen el amor y la alegría de la vida, se rompe y se desmorona. Sin embargo, si nos relajamos en nuestra verdadera naturaleza como seres libres, y permitimos que otros hagan lo mismo, las grietas se reparan por sí mismas y se pueden construir palacios de felicidad.

Yoga Terapéutica: Reprogramar la mente condicionada - Karmuka Yoga

Deja un comentario